Nuestro Disney colombiano

Compartir:
>

Así a simple vista pareciera que nada. Pero en Colombia existe un lugar que logró unir las dos cosas, sin dolor. Se llama el Parque del Café. (Digamos que sin parecer pretensiosos,  es nuestro Disney o nuestro Bush Gardens criollo) La verdad, no existe un lugar en el país en el que la diversión y la cultura se lleven tan bien. Llegar al parque del café es encontrarse de frente con la tradición cafetera. No solo por  los montajes sobre la cultura cafetera, los shows, las escenografías, los sacos de café que están en todos los rincones, los Willys que uno se encuentra parqueados en los caminos. No, es que está construido en medio de cafetales, por eso una de sus atracciones más especiales es un recorrido por un cafetal, donde huele a café, donde se puede estar en contacto con la realidad, con el verde, con la historia. Pero bueno, eso es algo que se espera de un lugar que se llama el Parque de Café. ¿No les parece?

On Vacation Parque del Café

Lo que hace diferente a este lugar es que, como dije antes, logró darle la misma importancia a la cultura cafetera y a la diversión. Por eso cada tanto tiempo se preocupan por inaugurar una nueva atracción mecánica, que lo hace sentir a uno en un parque del primer mundo. El ciclón, la cumbre, la montaña rusa (la más larga en Colombia), los rápidos, la rueda panorámica y todas las demás ruedas, palos, carritos, que dan vértigo y producen adrenalina lo hacen sentir a uno en parque de diversiones de los que se encuentran en otros países.

Lo único que se podría criticar es que no le hayan puesto nombres alusivo al café a las atracciones. ¿No?  ¿La molienda en vez de la montaña rusa? O bueno no, mejor que se queden así.